10.7 C
Bogota
lunes, mayo 20, 2024
Inicio Descubre Recomendaciones Taller del maestro

Taller del maestro

Es un reto muy grande educar en zonas donde  la drogadicción y la informalidad son el pan de cada día. El taller del maestro, es una luz  de esperanza, un lugar de transformación a través del arte. En esta entrevista exploramos su misión, programas y la valiosa colaboración con el Banco de Alimentos de Bogotá para brindar nutrición y oportunidades a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad. 

¿Cuál es la misión del Taller del maestro?

Atender a niños en su primera infancia y poder aportar todo aquello que necesita en sus primeros años de vida. Cada niño en su primera etapa es como una esponja que absorbe y la intención de nosotros es dejar huella en esos primeros años de vida a través de componentes nutricionales, valores y de buenos cuidados.

¿Cuál es su punto focal en cuanto a la población?

Nos especializamos en la primera infancia, de los 0 a los 5 años de edad, con ellos desarrollamos el programa pedagógico, pero también trabajamos con adolescentes con una metodología artística. A lo largo de nuestra historia hemos atendido más de mil niños, niñas y adolescentes. 

El acompañamiento de los padres en el proceso de crecimiento es vital, es muy común que los niños y niñas se sientan extraños o ajenos en sus hogares cuando sus familias no participan en el proceso, lo que pretendemos es fortalecer los valores de la casa para enseñarles buenas pautas de crianza. 

Esta fundación está ubicada en una de las zonas más peligrosas de la ciudad, ¿a qué tipo de riesgo se enfrentan los niños y adolescentes? 

Sí, estamos ubicados en el Barrio Santa Fe desde hace 10 años. Ha sido todo un desafío, la mayoría de niños y niñas que atendemos vienen de familias muy pobres. Actualmente, atendemos a madres cabeza de familia, población migrante, trabajadoras sexuales o vendedores ambulantes, anteriormente atendiamos muchas familias desplazadas por la violencia de María La Baja, Bolívar. 

El taller del maestro

¿Qué programas manejan en la fundación?

Nosotros partimos del principio de la creatividad y la lúdica, a través de estos dos pilares comenzamos a implementar la pedagogía activa en nuestros programas educativos. Según el rango de edad creamos grupos para poder aplicar procesos adecuados y de estimulación. 

Utilizamos bastante la lúdica porque muchos de estos niños, desafortunadamente, están reprimidos por los espacios donde viven, son muy cerrados. Entonces, les damos esa libertad acá de crear y de poder explorar. Utilizamos mucho el componente artístico para explorar más la capacidad en ellos, porque  algunos niños  tienen problemas de autoestima.

En cuanto al programa de adolescentes el día sábado tenemos una escuela de danzas, una escuela de teatro y una escuela de música, seguimos utilizando la expresión artística para potenciar en los niños los talentos que tienen. Nosotros no solamente aportamos el componente pedagógico, sino también nutricional de la mano con el Banco Alimentos de Bogotá.

Aquí también se les asegura a los niños el alimento, ¿cómo funciona el programa nutricional?

A nuestros pequeños les damos el desayuno, refrigerio y almuerzo. Desde que comenzamos como fundación estamos vinculados al Banco de Alimentos de Bogotá. Esta organización no solo ha sido nuestro principal apoyo en temas nutricionales, sino que además los practicantes que nos envían dejan huella, nos orientan y nos enseñan más. Para nosotros el Banco de Alimentos de Bogotá,  ha sido una bendición porque nos enriquece de una forma positiva, de una forma extraordinaria nuestra actividad de acción.

La transformación que se vive en este lugar es increíble. Hace un tiempo, específicamente una niña, entró a eso de la edad a los 4 años, durante todo ese proceso veíamos a la mamá que venía a traer a la niña al jardín y la recogía en unas presentaciones poco adecuadas. Sabíamos que trasfondo tenía. Comenzamos a adelantar un trabajo con ella de consejo, de orientación, de ser ejemplo para su hija, al final se abrió su corazón y nos permitió poder hacer un trabajo con ella y hoy en día pues puedo decir que también nos ganamos a esa mamá, porque hace parte de nuestro equipo. 

También te puede interesar: Ni la inteligencia artificial tiene la respuesta contra el hambre

¿Qué los motivó a crear El Taller del Maestro?

Mi esposo viene con una dificultad de formación. En su infancia fue marcado mucho por el flagelo de la drogadicción y la delincuencia, su mamá lo abandonó de niño y  pasaba mucho tiempo solo, ahí está la situación de las malas amistades, de las malas decisiones. Por otro lado, mi historia es muy diferente, siempre estuvo marcada por un buen cuidado, un buen amor de mi mamá y mi papá. Mi pasión siempre fue ser docente, yo puedo decir que  he cumplido el sueño de cuando era pequeña. Cuando uno está pequeño, uno dice yo quiero ser bombero, yo quiero ser enfermera. Yo decía que quería ser maestra y este es mi sueño cumplido.

¿Cómo se conocieron ustedes viniendo de mundos tan diferentes?

Llegué de Medellín a la edad de los 18 años y venía a trabajar como secretaria a una fundación que trabaja con jóvenes en problemas de droga. Durante ese tiempo, dice mi esposo que se enamoró de mí perdidamente a primera vista, más yo no, por su problema de drogadicción, pasaron más de 5 años, para que pudiera verlo con una actitud diferente, su transformación y cambio fue de otro mundo. Ya él había salido del programa, ya se había mantenido y era un empresario.

El Taller del Maestro es un testimonio conmovedor de cómo la educación y la nutrición pueden cambiar vidas. A través de su compromiso con la primera infancia, la pedagogía activa y la expresión artística, están construyendo un futuro más brillante para estos niños y adolescentes. Juntos estamos fortaleciendo la misión de nutrir los corazones de quienes más lo necesitan. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Van Gogh, un artista del hambre

El mito de Van Gogh nació mucho antes de sus episodios más conocidos, como el incidente de su oreja, en los días...

Yosmary Castro: una vida con propósito

Al mirarla a los ojos es inimaginable pensar que su historia está marcada por la violencia. A ella le tocó vivir lo...

Bogotá sin hambre: Un vistazo a la campaña del Banco de Alimentos de Bogotá

El Banco de Alimentos de Bogotá lanzó una inspiradora campaña para resaltar la importancia de la inteligencia emocional por encima de la...
- Advertisment -

Más Populares

Decenas de menores indígenas han muerto por falta de alimentos

Una denuncia ha sido presentada por las autoridades municipales de Bojayá, en Chocó, donde se informa sobre la lamentable pérdida de varios...

Crece la inseguridad alimentaria en Latinoamérica

En la actualidad, según el Barómetro de las Américas 2023, aproximadamente uno de cada tres hogares en Latinoamérica y el Caribe experimenta...

Mapa del hambre en Colombia y Bogotá

En un país de contrastes y desafíos como Colombia, el hambre sigue siendo una realidad dolorosa que afecta a millones de personas....

Corrupción del ICBF: Niños mueren de hambre en La Guajira

La actual directora del ICBF, Astrid Cáceres, compartió en redes sociales que tras una auditoría se detectaron irregularidades en 220 contratos expedidos...

Comentarios Recientes